miércoles, 19 de noviembre de 2014

La sonrisa de Aitana nos descubre "los cojines búho"


Aitana acababa de cumplir su primer añito de vida y, aunque ya lo había celebrado con sus papás y familia, decidimos realizarle una pequeña fiesta en casa. Es nuestra vecinita y sus papás son amigos de mi pareja desde hace muchos años.

 
Me encanta recibir, y sobre todo, sorprender a las personas que llegan a casa, pero nuestra casa no es muy grande y a veces no se puede hacer todo lo que se quiere. Para esta ocasión, al ser sólo cuatro adultos y la pequeña princesa, sabíamos que había espacio de sobra. Mi imaginación y preocupación porque la nena se sintiese cómoda volaba y lo primero que hice fue extender una manta en un rincón del salón, rodeando las paredes con cojines y almohadones: Entre los cojines estaba uno muy especial en forma de búho, regalo de mi cuñada Cari hace, creo recordar, un par de Navidades.

Pusimos globos de colores, preparamos una pequeña tarta con la velita de “1 añito” y preparé a Milly (mi muñeca tombolera de los 70) como anfitriona de la celebración.

(Sigue leyendo)

Cuando llegó la familia, se detuvieron a la entrada de casa y se dibujaron unas gratas expresiones de sorpresa y asombro en sus caras. No se creían que así, de buenas a primeras, hubiésemos preparado todo aquello para que su peque tuviese otro día de cumple. Aitana lo miraba todo y ya notamos, desde un principio, que los globos le daban miedo y que Milly le imponía respeto, así que concentramos gran parte de la velada tiradas en la manta y para mi sorpresa en la buena acogida que el búho causó en la niña. 

Me di cuenta de que sus ojos y su sonrisa eran muy especiales con el señor búho. Lo tocaba, lo miraba y no lo perdía de vista mientras se cercioraba de que Milly seguía quieta, en su sitio y lejos de ella.



Fue una grata experiencia y creo que todos lo pasamos muy bien.

Al día siguiente hablé con mi mami y le conté la alegría con la cual Aitana había jugado con el búho y mi madre ni corta ni perezosa me dijo -"¿quieres que le regalemos uno?"- A lo cual le dije que sí. Además, poco después íbamos a pasar unos días en casa de mis padres y me llevé mi búho y mis hermanas se apuntaron a los pedidos, -“Yo lo quiero para Nerea y los colores que me irían bien son…”-, dijo Cristina, -“Mami yo quiero uno para Natalia”- dijo Elena . Uffff… mi madre feliz. ¡Ya tenía una nueva misión! 



En un primer momento sacó los patrones a partir del búho de Cari y realizó los tres encargos, lo cuales triunfaron por todo lo alto. La primera en verlos fue Nerea (10 meses) quién vio el suyo y el de su prima Natalia. Los cogió a ambos y su sonrisa se dibujaba de oreja a oreja. La segunda en recibirlo, por sorpresa, fue Natalia (9 años) que pensamos que le gustaría pero que bueno lo tomaría como un adorno para su cuarto y poco más. No fue así, según contó mi hermana Elena, se puso súper contenta al abrir su paquete y ver a Rosi, pues así lo bautizó nada más verla. Ahí supimos lo mucho que gustan a los niños, y no tan niños, estos cojines búhos. La tercera en recibir su búho y con grata sorpresa fue Aitana (1 año), cuya sonrisa originó toda esta historia. Se fue feliz a su casa con su buhíta.

Como yo había comprado varios patrones de cojines búhos, mi madre decidió realizar una familia completa de cojines y el resultado ha sido espectacular. Si los primeros eran bonitos estos han resultado súper simpáticos, acogedores y divertidos. Un juguete y un cojín en una sola pieza repleta de mucho corazón.

Búho cojín mamá

 Búho cojín papá

 
 Cojines búho hijos

 La familia al completo con la buhíta de Aitana

También realizamos otros tamaños destinados para regalos de eventos y cualquier propuesta que nos propongáis. 


Estos cojines búho son un regalo perfecto para estas Navidades, un cumpleaños o para cualquier momento. Son aptos para niños de cualquier edad pues están realizados con tela, sin utilizar ningún adorno o detalle que pueda tragarse por accidente. Se pueden lavar y están listos para decorar tu hogar.

Yo tengo 40 años y me encantan. 

Enlace a nuestra tienda, click aquí.


2 comentarios:

  1. Preciosa la entrada, me encantan los buhos...como anfitriona no tienes precio, porque te conozco puede decir que eres una maravillosa peersona de franca sonrrisa y trato agradable...felicita de mi parte a tu madere por las preciosidades que ha realizado.
    Besossssss.

    ResponderEliminar