sábado, 4 de octubre de 2014

Abrir una tienda supuso muchas preguntas y respuestas

Cuando comencé este proyecto, allá por el 2011, no se barajó en ningún momento la idea de abrir una tienda (y hablamos siempre on-line pues físicamente, y de momento, ¡IMPOSIBLE!).

La idea era aprender, mejorar, disfrutar, pasar el rato y ya está, pero... descubro que mis productos gustan y comienzo a recibir propuestas y encargos. Esto me lleva a realizar mayores inversiones en herramientas y materia prima y un mayor control sobre mi producto: cuidando su presentación, adaptando las peticiones del cliente al proyecto, realizando albaranes de entrega, etiquetas...

Tras observar las diferentes oscilaciones del mercado y echando mano de mis conocimientos como Economista, pienso que debo emplear mucho más tiempo en desarrollar campañas de marketing, promociones y publicidad. Sin embargo, el tiempo no se estira al igual que lo pueda hacer un chicle y en diferentes momentos y por diferentes razones, simplemente lo pierdo... se desvanece.


Comienzo utilizando Todocolección, Ebay, el propio Facebook pero ninguno de ellos ha cubierto mis expectativas. Dicho esto, diré que el boca a boca, gracias a la satisfacción de mis clientes es lo que mejor me ha funcionado. ¡GRACIAS!
 


Con todo ello, seguía teniendo la idea de crear un buen escaparate que no me llevase mucho tiempo gestionarlo, ni coste el mantenerlo. Claro aquí quienes me conocen y con razón pueden preguntarme -"¿sabiendo programar o al menos utilizar herramientas de gestión web por qué no te abres una tienda en tu hosting?"- pues muy buena pregunta, la respuesta es porque los programas que he visto, aunque sencillos en su manejo, requieren tiempo para gestionar, sufren constantes actualizaciones y no tienen una plataforma de "apoyo" detrás con lo cual me vería de nuevo realizando labores de publicidad para presentar de nuevo la tienda. Puede que esté confundida, pero ese fue mi criterio para dejarlo de lado y asumir ciertos costes por estar dentro de alguna de las diferentes plataformas de venta.

Antes de elegir una plataforma de venta, me he grabado a fuego una PREMISA que a partir de ahora llevaré a cabo (sobre todo en lo que a materia de Nancy se refiere):

* Por mucho que lo quiera todo para ayer voy a valorar mis productos porque lo merecen, por la calidad en telas, confección, detalle y servicio de empaquetado y envío. No voy a tirar precios pero sí voy a tener precios ajustados y de vez en cuando ofreceré ofertas. Si vendo bien y sino vendo pues también.

Sigue leyendo...


Y llega el momento de elegir plataforma y es que era tan claro que a penas necesito realizar comparaciones. Estaban, para mis requisitos claro, Dawanda, Artesanum y Etsy, pues me he decantado por esta última. Es un lugar muy agradable cuyos costes se pueden asumir, la mayoría por no decir todas las tiendas ofrecen productos cuidados y seriedad en su trato. El entorno en sí me gusta mucho pues tiene multitud de opciones y es muy sencillo y a pesar de estar orientado hacia un cliente de habla inglesa ETSY te facilita las herramientas adecuadas para abrir tu tienda en castellano y gestionarla en este idioma, así como realizar las transacciones en euros.


Lo primero que hice fue crear el nombre de mi tienda, mi propio banner, mi perfil como propietaria y artesana y establecer algunos parámetros prefijados para darle agilidad a la hora de añadir nuevos productos.

Estos días voy añadiendo productos poco a poco, pues quiero seleccionar las mejores fotos, añadir descripciones detalladas y familiarizarme con todas las opciones que ofrece el portal, que son infinitas.

Un tema muy peliagudo, los gastos de envío. ¿Gratis, rebajados, gratis por una compra mínima o reales? es la eterna pregunta que nos hacemos los vendedores. Ciertamente, no he leído ningún estudio científico sobre el comportamiento de un comprador ante los gastos de envío. En mi caso, siempre que he querido una cosa a través de una web y los gastos de envío son justificados no me echo atrás porque, me ahorra el desplazamiento y encima me lo traen a casa, pero habrá tantas ideas como personas existen. En mi tienda voy a seguir una política de gasto compartido, pero que nadie se ponga una venda en los ojos que al final todos sabemos lo que cobra Correos y los 4,75€ no te los quita nadie, más el sobre, más el embalaje... pero en fin he decidido asumir cierto coste. El envío siempre lo realizo certificado.

De momento sólo tengo subidas cositas para Nancy pero muy pronto subiré muchas más creaciones.

Si queréis echar un vistazo y pasear tranquilamente por mi tienda mientras tomáis ese cafecito, sois bienvenid@s. Haz click aquí

Feliz fin de semana buhítos.





2 comentarios:

  1. Y que tal lo de subir los productos????, ahora es mucho más accesible que cuando yo empecé , y tuve que abandonar porque perdía muchísimo tiempo
    Y la otra pega es el traductor , por aparece la palabra estafa , en cuanto te descuidas y pones la conjunción con , y a veces me resulta dificil encontrar el modo de redactar un enunciado .
    mucha suerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El trabajo más laborioso es tener buenas fotos, subir los artículos y especificarlos va bastante bien. La he abierto en español y no veo nada en inglés aunque sí tengo activado el traductor.

      Hay muchas amigas españolas que tienen su tienda abierta desde hace tiempo y de momento va bien. Yo de todas formas utilizo ETSY desde hace muchos años pero la tienda la he abierto ahora.

      Para mí es un escaparate, de momento me sirve para los proyectos que tengo en mente.

      Besotes Arge. 💚

      Eliminar