lunes, 30 de abril de 2012

Dedicado a mi madre - Exposición de su obra

Se acerca el día de la madre y se me ha ocurrido homenajear a la mejor madre del mundo "la mía", mostrando su obra; sus bordados en punto de cruz, de los cuales se siente tan orgullosa.

 

Creo, si la memoria no me falla, que uno de sus últimos trabajos realizados en punto de cruz han sido tres cojines y dos cortinas, siendo una de ellas doble, para "nuestro pequeño jardín botánico". Me gusta llamarlo así porque a mi madre le encantan las plantas y cuando deja aquí una de ellas crece y crece sin parar... ¿el secreto a parte del mimo que les transmite? que está techado con uralita transparente y se sienten protegidas del frío y del calor y se alimentan de una excelente luz natural.




Las butacas de mimbre sustituyeron, en su día, a las típicas sillas de resina y estos cojines en tonos azules, a estos otros: 

Realizamos dos iguales de este modelo: uno madre y el otro una servidora.

Este fue obra de mi hermana Elena.
Estos cojines tan coloristas, y que a mi personalmente me gustan tanto, pueden tener sus 25 años y se conservan estupendamente. Ahora se encuentran guardados a buen recaudo.

Ha habido por medio alguna mantelería y algún que otro cojín, pero quiero detenerme, antes de pasar a la auténtica exposición "Los cuadros de la Cadena", en un cojín muy especial.

El dibujo central, denominado "patinando" lo hice yo, pero deseo que apreciéis, en la medida que se pueda, el marco de soles y lunas que elegimos para rematarlo y que fue realizado íntegramente por mi madre.





Y ahora sí comienza la auténtica exposición:
"Los cuadros de la Cadena":

 "El pescador"

"Pequeños músicos"

"El cazador"

"Agua para los patos"

 "Bodegón"

"Sobre ruedas 1"

"Sobre ruedas 2"

"Paseo a caballo"
Este cuadro lo volvió a repetir mi hermana Cristina para un encargo.

"Jarrones con flores"


Pues esto es tan sólo una pequeña parte de la obra que ha realizado mi madre a lo largo de los últimos años. De los bordados de sus comienzos no tengo ninguna fotografía pero ¡Ya rebuscaré entre su ajuar!.

Actualmente su vista ya no está para contar hilos. El reencuentro con Nancy le ha dado una segunda oportunidad, una nueva ilusión para realizar una de las cosas que más le gusta hacer: coser.

En fin, que aún a sabiendas de que las imágenes no son de gran calidad, espero que las hayáis disfrutado.

Un beso muy grande MAMÁ y saludos a tod@s.




4 comentarios:

  1. Enhorabuena Ana! Un bonito homenaje a tu madre!
    El punto de cruz engancha un montón, sobre todo en las largas tardes de verano.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias preciosa!

      La verdad es que el verano siempre era la estación ideal para hacer este tipo de labores. En los pueblos pequeños, hace años, las mujeres salían con sus sillas a la calle buscando una sombrita y así poder realizar su tarea, mientras "cuchicheaban" de mil historias.

      Eliminar
  2. Me gusta mucho todo lo que nos has enseñado, el punto de cruz queda precioso en todos sitios, yo valoro mucho lo artesano, mi tía hace un encaje de bolillos que quita el sentío, tengo tantas cosas de ella, también croché, punto de cruz, sábanas pintadas, es que le ponen mucho amor a todo, felicidades a tu mami. Pam

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte. La verdad es que hay labores maravillosas, el encaje de bolillos es algo admirable, sólo el verlo hacer ya es todo un arte.

      Abrazos.

      Eliminar