viernes, 16 de diciembre de 2011

Una felicitación navideña muy personal para Lourdes

Ufff... sencillamente este encargo ha sido un gran reto. 

El trabajo se dividía en dos partes diferenciadas: primero realizar la felicitación navideña cuyo única condición fue la de no incluir ninguna estampa, imagen o reseña religiosa y, por otro lado, crear una fotografía interior a partir de dos imágenes diferentes, y aquí es dónde me las he visto y deseado para realizar algo decente, aunque el resultado final haya estado lejos de satisfacerme plenamente.

La felicitación la había realizado durante la semana y tuve siempre en cuenta que su interior albergase una fotografía de tamaño 8 x 12 cms. aprox. Como base seleccioné una cartulina gruesa en blanco con aspecto algo satinado y sobre ella un papel con hojitas de acebo y un lindo árbol navideño resaltado con base de espuma. El toque de la puntilla de hilo en color malva me pareció que le podría dotar de un aspecto muy cálido para estas fechas y la luna en azul podría darle un toque de nostalgia y romanticismo. El sobre que adjunté a la postal lo elegí en color oro.

QUEBRADERO DE CABEZA:

Las fotos que me han entregado estaban por separado -hasta ahí ningún problema- y se trataba de unir a la pareja protagonista. La foto de él estaba reducida bastante y además era una foto familiar, con lo cual había que "separarle" y tratar de darle algo de tamaño sin llegar a desvirtuar la imagen ¡COMPLICADO, COMPLICADO! Por su lado, la de ella era una fotografía realizada frente a un espejo con los consecuentes destellos de flash y reflejos azulados sobre la imagen, además con falta de nitidez.

Este ha sido el resultado -los rostros están desenfocados para preservar su identidad-


Un reto que me ha llevado varias horas y un resultado poco satisfactorio pero aceptable dadas las premisas con las que contaba.

Saludos y buenas noches.


No hay comentarios:

Publicar un comentario