lunes, 24 de octubre de 2011

Mi primera incursión en el mundo comercial de la artesanía

Hacía tiempo que me rondaba la idea de realizar postales sobre la localidad toledana de Los Navalucillos. Como ya había tenido experiencia con las imprentas, con motivo de la edición de mis dos libros de fotografía sobre dicha localidad, me podía hacer una idea del coste que suponía hacer una tirada en serie. Así pues, opté por hacer algunas postales de recuerdo de forma artesanal, utilizando siempre fotografías propias. Las puse en venta a través de la página web de Los Navalucillos, página de la cual soy administradora. Alguna se vendió, pero los costes de envío encarecían el producto y al final muchas de ellas las utilicé para asuntos personales.





Unos meses más tarde decidí hacer algo más práctico, también sobre Los Navalucillos. Esta vez realicé una serie de marcapáginas o puntos de lectura.


Se quedaron bastante tiempo sin ver la luz, pues por mi cabeza rondaba otra idea: colgantes realizados en cristal.

En un principio tenía material como para realizar entre veinte y treinta colgantes, pues no me quise arriesgar a importar más material. Todos ellos, en tamaño de una pulgada y forma cruadradita y rectangular, mostraban diferentes motivos: flores relacionadas con los Montes de Toledo, como son la flor de jara y lavanda o cantueso, algunos dibujos infantiles y otras florecitas y motivos.



En fin que, cuando fui de visita por el pueblo, me llevé los colgantes y los marcapáginas y ¡ohhh, sorpresa! esa misma noche se vendieron TODOS los colgantes y algún que otro punto de lectura. ¡Caramba! 

Mis familiares más cercanos me fueron dando ideas y me comentaron que realmente en nuestro pueblo no había ningún tipo de souvenir para el visitante, salvo los dulces típicos, las chacinas y la cacharrarería de barro.

Me retaron: -"¿por qué no haces colgantes con la Virgen de las Saleras?-". La Virgen de Las Saleras es la Patrona del pueblo, muy querida y venerada entre los vecinos.


Pues bien encargué más material e hice colgantes de nuestra Virgencita -no sé, cincuenta, sesenta...- y otros tantos con motivos diversos, agotándose los de la Virgen en un tiempo récord. El resto también ha tenido mucha aceptación, pues calidad/precio resulta un regalo muy lindo para cualquier tipo de compromiso o "cumplido".



Ah, y también hay que comentar que, para la venta, los colgantes se presentan enfundados en su plastiquito y con su etiqueta correspondiente. Las fotos del artículo los muestran tal como los tengo en el taller (casero, sí, pero taller al fin y al cabo).

Los colgantes, tarjetas, puntos de lectura... que se vayan realizando los puedes encontrar en "Nedipe" y en "Bazar Marisa" en Los Navalucillos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario