miércoles, 10 de agosto de 2011

Una cajita da lugar a un gran sofá

Bueno, ya se que cuando veáis lo que os tengo que contar diréis: -"aaaalllllllaaaaa, se ha pasado un poco con lo de gran sofá"- pero si una no se piropea...

Tristen es mi Moxie articulada, ya os la presenté días atrás, y me encanta hacerle fotos ¡es tan paciente y versátil!... en fin, que pensé que un sofá o una silla para ella me vendría muy bien a la hora de posar y con lo poco manitas que soy tenía que ser algo facilito. Tuve la gran suerte de tener en casa una cajita del Sephora con el tamaño perfecto como asiento, con lo cual tan sólo me quedaba solucionar el tema del respaldo, el cual terminé realizando con una tapa de encuadernación "forrada" con goma Eva de color blanco y cola de ratón fucsia para los laterales. Para darle un toque más divertido le pegué pececitos en color rojo con ojos móviles y le hice un cojín en color verde adornado con pompones de colores en las esquinas. ¿Lo mejor?, pues no es lo bonito que me ha quedado, cosa que no es verdad (curioso sí, pero bonito) sino que cumple su función a la perfección y además se pueden guardar cositas en él.




1 comentario:

  1. Que cómoda tiene que estar la Moxie, es muy bonito el sofá. Vaya manitas que tienes, realmente original !!! Un abrazo!!

    ResponderEliminar